Mitos del celular


Los mitos y verdades sobre los celulares

Muchas leyendas se crearon a cerca del uso de los teléfonos celulares.Algunas de las mentiras más disparatadas que todos tienen en cuenta y que muchas veces repite como una verdad revelada
Muchos de los recaudos que se tienen al utilizar los celulares son absurdos. Se trata de normas creadas sin coherencia y que se propagaron como una epidemia.
Aqui algunos de ellos:
¿Huevo cocido a punto celular?
Leyendas urbanas sobre los móviles hay de toda clase y pelaje. Documentarlas podría convertirse en una tarea holgada. Empero, escoger a la líder de las inusitadas resultaría menos peliagudo. La creencia popular que sostiene que la radiación emitida por los celulares es capaz de cocinar un huevo sería, tal vez, la más desopilante. Pero también, falsa. “Hubo pruebas que tiraron por la borda ese mito”, sentencia Gustavo Navarro, del Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán. Según la fábula, al interponer un huevo en medio de dos aparatos y establecer una comunicación entre ellos, durante 65 segundos, se modifican las proteínas. Los investigadores comprobaron que, en una hora, un teléfono emite menos potencia que un microondas en cuatro segundos. Insuficiente para hacer huevos hervidos...

Polémica llamada perdida
Si las compañías decidieran cobrar las llamadas perdidas, el negocio sería redondo. Pero sólo se trata de un bulo popular. Ninguna operadora del mundo embolsa dinero en sus arcas por las comunicaciones truncas, aunque cuando se realizan ocupan red al igual que una conversación establecida. “Si la llamada no es atendida, no se cobra. Las empresas únicamente facturamos las llamadas efectuadas”, explica Susana Menéndez, gerenta de Relaciones Institucionales de Telecom en la región. “La confusión surge porque el uso de la frecuencia radioeléctrica es igual que si la conexión se desarrollara”, añade la vocera. Cuando el emisor es directamente comunicado con el contestador del receptor, debido a que el aparato está apagado u ocupado, en cambio, sí debe abonarse la llamada.

Las baterias peligrosas, pero no tanto
Las baterías no explotan, pero sí pueden producir levantamiento de temperatura por recalentamiento. El que habla es el ingeniero Eduardo Valdez, vicepresidente del Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán. El experto revela que se dieron algunos casos, pero generalmente con pilas genéricas o de dudosa procedencia. Otra creencia sostiene que para alargar la vida de las baterías es preciso dejar que se descarguen completamente. “Verdadero”, dice Valdez. “Conviene que se terminen de descargar antes de renovarlas, no sólo para tener una buena carga sino también para alargar la vida útil”, indica el ingeniero. En cuanto a la duración de las baterías, las compañías no se ponen de acuerdo. Mientras unas hablan de uno a dos años, otras aseguran que los ciclos se extienden a casi cuatro años.
* Las baterías: la leyenda sobre las explosiones no son ciertas. Los defectos sólo se encontraron en aparatos falsificados, provenientes de China o Vietnam, que habían sido expuestos a temperaturas extremas.

“El celular me contagió...”
Cáncer, infarto e impotencia. Tres enfermedades asociadas desde hace años a la tecnología. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud da por tierra con el mito. Según el organismo internacional, la tecnología móvil cumple con una rigurosa observación de los límites de exposición a las emisiones radioléctricas establecidas. En Tucumán, también el cardiólogo Adolfo Poliche desmitifica las leyendas que vinculan a las enfermedades cardíacas con el uso de los aparatos móviles. “No tengo conocimiento de que cargar un teléfono en el bolsillo o utilizarlo continuamente haya alterado el funcionamiento de un marcapasos o de otro tipo de prótesis mecánica. Hasta ahora, ningún paciente llegó a mi consultorio con una consulta o inquietud de ese tipo”, concluye el médico.
* Las enfermedades del celular:  La Organización Mundial de la Salud certificó que la emisión de frecuencias de un terminal no tiene riesgo para la salud. Llevar el móvil en el bolsillo del pantalón o en el de la camisa no produce ni impotencia ni arritmias cardiacas.

¡Cuidado con la televisión!
Las leyendas urbanas sobre el móvil gozan de aceptación popular. El caso más evidente sucedió en España, donde durante años una abonada que se dedicaba a la videncia mareó a una compañía de comunicaciones porque alegaba que las emisiones de las antenas le impedían adivinar el futuro. De este lado del océano, en cambio, algunos piensan que los celulares pueden dañar los electrodomésticos, la radio y la televisión. “Esta afirmación no es correcta debido a que el máximo de pico de potencia de los móviles se produce al realizar o al recibir una llamada; es decir, sólo en el comienzo de esas acciones. Los electrodomésticos se ven afectados en un período corto de tiempo por los campos electromagnéticos, lo cual no genera fallas importantes”, recalca el ingeniero Gustavo Navarro.

Robo de datos por SMS
Creer que se pueden robar datos por mensajes de texto es falso. El hardware de los móviles es prácticamente invulnerable, por lo que resulta imposible descargar información (agenda, mensajes, número pin, etcétera). Ahora bien, en algunos países europeos ya comenzaron a aparecer virus que se transmiten vía bluetooth o por SMS. Una vez que el usuario descarga la misiva y la ejecuta, el gusano se redirige a todos los contactos guardados en el directorio del teléfono agotando el saldo, según un informe publicado en el diario “El País”, de España. Desde Telecom, Susana Menéndez indica que aquí no se registran virus, ni siquiera cuando se bajan ringtones de internet. Los aparatos tienen distintos sistemas operativos que imposibilitan el envío descontrolado de mensajes, afirman.

Riesgo de electrocución
Durante años se rumoreó que hablar por celular mientras se está cargando la batería supone riesgo de electrocución. Pero, en general, los mitos tecnológicos carecen de sustento lógico. Al menos ese es el caso de esta creencia popular. Desde la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (Cicomra) explican que no existe riesgo de atender un teléfono mientras se encuentra conectado al cargador, puesto que los celulares utilizan para renovarse una fuente de energía de muy bajo voltaje. ¿La razón? Los teléfonos contienen un transformador que convierte la electricidad de 220 voltios a no más de seis, indican en el ente que representa a las empresas comerciales e industrias proveedoras de productos y servicios de informática y telecomunicaciones.

Causa de accidentes aéreos
Que se sepa, los móviles encendidos no provocaron ninguna catástrofe aérea. Sin embargo, se encuentran prohibidos en la mayoría de los aviones porque pueden causar interferencias en los instrumentos de navegación. “Mientras algunas aeronaves disponen de sistemas para aparatos electrónicos, otras impiden el uso de los celulares”, cuenta el vicecomodoro
Manuel Izquierdo Vázquez, de la Fuerza Aérea Argentina. Según el jefe militar, en el despegue y en el aterrizaje -las fases más complicadas de un vuelo- es importante no encender los teléfonos. “Si las radiofrecuencias de un celular alteran los aparatos de navegación, el piloto no lo advertirá y podría cometer errores en sus maniobras o hasta modificar la ruta aérea”, concluye el experto. 
 Las normas de seguridad crearon una alarma generalizada que nada tiene que ver con el verdadero peligro de estos aparatos durante los vuelos. Los teléfonos pueden provocar pequeñas interferencias de radio, ya que periódicamente emiten una señal para conectarse con la estación base más cercana. Pero casi todos los aviones ya cuentan con sistemas que neutralizan estos problemas. No se registraron accidentes aéreos por el uso de celulares.

* No hablar en las estaciones de servicio: los experimentos realizados con miles de aparatos telefónicos jamás pudieron comprobar que el recibir o hacer llamadas pueda ocasionar una chispa. Es más peligroso el uso de zapatos con suela metálica.

* Carga completa: ya no es verdad que para mantener la batería en buen estado hay que esperar a que se descargue por completo antes de enchufarla a la corriente eléctrica. Con las baterías actuales de litio es recomendable no llegar hasta el final de la carga.

Los mitos y las leyendas siempre estuvieron de moda a lo largo de la humanidad. Aqui otros, muy reales.

Los móviles podrían causar tumores cerebrales.  Según la Sociedad Argentina de Pediatría, no están confirmadas las hipótesis que sostienen esa afirmación. Coinciden el jefe de oncología del hospital Teodoro Alvarez, Mario Félix Bruno, y Miguel Angel Escudero, miembro de la comisión científica de la Asociación Argentina de Oncología.
Deben apagarse los celulares en los hospitales porque pueden afectar el instrumental.  Un estudio de la Clínica Mayo (EE.UU.) afirma que esta decisión tomada por algunos centros no se basa en ningún estudio riguroso.
Las antenas y redes inalámbricas afectan la salud. La Organización Mundial de la Salud señala que “los niveles de exposición a señales provenientes de estaciones base y redes inalámbricas son tan bajos que los aumentos que producen de la temperatura corporal no afectan la salud”.
El celular puede dañar la radio o la TV. Falso. “Un celular genera campos electromagnéticos, por eso si uno lo acerca a un televisor puede afectar la imagen temporalmente, pero nunca al equipo”, dijeron en Movistar.
Podemos ganar premios si participamos de los concursos que circulan por SMS. Suelen llegar mensajes de texto que dicen que, para ganar, hay que reenviarlos a 10 amigos. “Son falsas promociones y encima, como la empresa no puede detectar si son de una promoción trucha o SMS reales, los mensajes tienen cargo”, dicen en Movistar. Para chequear la veracidad de los concursos, hay que verificar su existencia a través de la web de quien supuestamente los organiza.